El ahorro que implica el uso de la factura electrónica en el sector de la construcción

10 de September de 2018

Con el resurgimiento del sector de la construcción, las empresas han tenido que reinventarse y aprender a buscar la optimización de su negocio, ahorrando tanto en costes como en tiempo.

Para conseguir estos objetivos, uno de los términos más sonados en la actualidad es la digitalización. El uso de la factura electrónica, así como de la firma digital, se traduce en grandes ventajas para este sector.

Las empresas constructoras trabajan en su día a día con empresas terceras, tanto proveedores de materiales, como subcontratistas, la Administración Pública o directamente con sus clientes. Esto supone una comunicación constante con ellos, así como el envío continuo de facturas. Un factor muy importante para el correcto funcionamiento de la empresa es el cumplimiento de los plazos de entrega y finalización de obra. Sin embargo, en ocasiones estos plazos se ven afectados debido a la falta de agilidad en la comunicación con proveedores y subcontratas.

La factura electrónica puede evitar estos problemas, ya que se evitan pasos innecesarios como el envío de las facturas a través de correo ordinario, lo que puede provocar inconvenientes como la pérdida de la correspondencia. Además, el envío de facturas electrónicas se realiza a través del correo electrónico, significando esto una diferencia de minutos frente a días en recibir la factura y firmarla. El ahorro en tiempo de espera se convierte en tiempo productivo de trabajo que facilita la finalización de la obra en tiempo.

Por otro lado, los trabajadores dedican horas diariamente en la gestión de documentos, y esto puede verse reducido gracias a la digitalización de sus procesos administrativos. La digitalización implica una mayor productividad de todos los trabajadores, ahorrando tiempo en burocracia innecesaria que permite una mayor dedicación al negocio.

Otra de las consideraciones a tener en cuenta es el ahorro de costes como el papel que, si a priori no parece un gasto importante, a la larga se ve reducido considerablemente. Además, al trabajar en papel surge la necesidad de archivar toda la documentación físicamente con los riesgos que ello conlleva, como la posibilidad de traspapelar algún documento importante. Con la factura electrónica, este problema desaparece ya que toda la documentación se encuentra almacenada digitalmente en la plataforma.

Otra de las ventajas de la facturación electrónica es la seguridad jurídica que proporciona el enviar las facturas a través de un servicio que actúa como Tercero de Confianza y con la garantía legal de la firma digital.

Prueba Docuten de forma gratuita durante 20 días y descubre el ahorro que puede suponer para tu empresa.


∴ También te puede interesar:

5 ventajas de la facturación electrónica

Las facilidades que te ofrece Docuten

Únete a Docuten